Tu pequeño esfuerzo es toda nuestra fuerza... IMPLÍCATE
Siguenos:

Cómo identificar los sesgos culturales en la empresa

 

El pasado Jueves 14 de octubre, La Merced migraciones, en colaboración con la Fundación Personas y Empresas y Corresponsables, ha ofrecido un Webinar titulado: Cómo identificar los sesgos culturales en el día a día.

La sesión fue impartida por Fco. Javier Cantera Herrero, presidente de AUREN Consultoría y de Fundación Personas y Empresas. 

La diversidad cultural en la empresa es crucial para ser innovadores, flexibles y competitivos ante las demandas de la sociedad, pero aun así seguimos tomando decisiones rápidas basadas en sesgos arraigados. El objetivo de este Webinar ha sido identificar, a través de casos habituales en las empresas, esos sesgos culturales que limitan nuestra capacidad de raciocinio. Javier Cantera explicó que, en su experiencia profesional, ha constatado que “los sesgos culturales influyen en multitud de decisiones de las empresas.  Todos tenemos sesgos culturales, pero muchos son inconscientes. Nos ayudan cerebralmente, a ahorrar energía.” Pero el hecho de que sean una herramienta para economizar tiempo y energía, evitar repetir errores, o aprender de las experiencias del pasado,  no por ello dejan de ser un límite al crecimiento, al cambio, a la acogida o generación de nuevas ideas.

 

«La diversidad cultural tiene que ser una cultura de empresa»

"El talento se atrae más donde tienes diversidad cultural"

Hay que integrar diversas culturas para atraer talento. “El talento se atrae más donde tienes diversidad cultural. Las grandes trasnacionales lo ha entendido desde siempre”, asegura el presidente de Fundación Personas y Empresas. “Si tú quieres tener una empresa que sepa cambiar, es bueno que tengas diversidad cultural. Las empresas que más cambian son aquellas que integran culturas diferentes”. La diversidad en las empresas crea mayores riquezas de opinión. “Promocionar la diversidad es destacar la exclusividad. La gente quiere, cada vez más, trabajar en empresas inclusivas,” lo afirma como consultor de Recursos Humanos de grandes corporaciones.

La comunicación no basta

Desde el punto de vista psicológico, el pertenecer a una cultura u otra te diferencia en tres sentidos: percepción, elaboración cognitiva y comunicación. No hay que quedarse solo en el tercer paso, la comunicación. Los sesgos culturales condicionan desde el primer momento, desde cómo percibimos. ¿Cómo lo veo, cómo lo pienso, cómo lo hablo?

 

Conciliación: Cuidado de la vida, del tiempo

"La empresa lo que tiene que hacer es velar porque el empleado tenga tiempo"

La conciliación no debe extrapolar los valores de una cultura a otra. Hay que tener en cuenta los distintos valores y concepciones familiares.  ¿A qué dedicamos nuestro tiempo de -no trabajo-? Dependerá de tu cultura.

La conciliación ha de ser flexible. “Aunque sea políticamente incorrecto”, confiesa Javier, “las empresas no son el sitio para velar por la conciliación familiar. La empresa lo que tiene que hacer es velar porque el empleado tenga tiempo, y es el empleado quien decide en qué lo va a invertir. La ecuación es personal”. Asimilaba el término conciliación al concepto de felicidad, ninguno de los dos responde a una fórmula universal.

Por último, citaba al escritor Stephen R. Covey, autor de Los siete hábitos de las personas altamente efectivas, quien afirmaba que “la fuerza viene de la diferencia”. El problema de no tener un equipo diverso es: ¿De dónde salen las ideas diferentes? Si no tenemos un equipo diverso, muchas partes de la realidad no las vamos a ver. La inteligencia está en la diversidad de tus equipos.

Traducir »